La Respiración en Yoga

 

La respiración normal fluye de manera irregular, dependiente del entorno y el estado emocional. Al principio, este flujo respiratorio irregular es controlado mediante un proceso deliberado. Dicho control crea facilidad en el flujo de entrada y de salida de la respiración. Cuando se alcanza esta facilidad, la respiración puede y debe ser regulada con atención. Eso es pranayama. 

 

Es imprescindible ser entrenados en la práctica de ásanas (postura yoguica) esenciales, las posturas de pie, los estiramientos hacia delante y hacia atrás, posturas invertidas; de manera que permitan abrirse, extenderse hacia delante, hacia arriba, y así alargar, enderezar la columna, crear espacios en los pulmones y vias respiratorias y realizar esta práctica con el mínimo esfuerzo.

 

Pranayama es la expansión de la fuerza vital mediante el control de la respiración.

 

El pranayama cuenta con tres elementos por naturaleza: inspiración, espiración y retención. Mediante el alargamiento de la respiración,  prolongación del tiempo de retención y precisión de movimientos se aprende con cautela y cuidado.

Compartir este post en:

Google+ Facebook Twitter